“Si los Papeles de Panamá salieron de una startup, qué no podrá hacer una empresa”

Mar Cabra en el Programa.jpgDonostia. “Si nosotros, que somos una pequeña startup, conseguimos publicar los Papeles de Panamá, imaginaos qué podrá hacer una gran empresa”, advirtió ayer Mar Cabra, integrante del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación que ha coordinado el desarrollo de un caso considerado la filtración más grande de la historia del periodismo.

La periodista de investigación participó en una jornada sobre Big Data organizada por la Universidad de Deusto que se desarrolló ayer en su campus donostiarra, donde también participaron expertos en esta incipiente materia como Mario Íñiguez, CEO de Adamantas Analytics; Iñigo García, responsable de ciberseguridad de Deloitte; y Miren Gutiérrez, directora del programa Experto “Análisis, investigación y comunicación de datos”.

La exposición central correspondió a Mar Cabra, quien explicó la importancia de disponer de plataformas avanzadas para gestionar todos los datos recabados en los Papeles de Panamá, con 11,5 millones de documentos que ocupan 2,6 terabytes.

 

 

En este sentido, la coordinadora del proyecto recordó que el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación está conformada por 12 personas, de las que tres fueron las principales coordinadoras de todos los datos, por lo que “con pocos recursos” se pueden lograr grandes resultados.

Es la principal conclusión que puede extraer el mundo empresarial, que actualmente solo utiliza el 5% del caudal de datos del que dispone, tal y como quedó reflejado en la sesión de ayer, en la que los expertos participantes incidieron en que cada vez el mundo está más interconectado y este fenómeno representa una oportunidad de negocio.

Como ejemplo, citaron que mientras que hasta ahora la base era un cliente, un contrato, en estos momentos las redes sociales permiten ir más allá y visualizar un campo de relaciones más amplio, en el que ese cliente a su vez también tiene firmados otros contratos, mantiene contactos con otras empresas y, además, comunica una serie de preferencias y gustos específicos.

Entre los muchos aspectos relacionados con el Big Data que se trataron durante la jornada también se abordó la cuestión de la seguridad y, a este respecto, los expertos coincidieron en que es el propio usuario quien debe ser consciente de los peligros de la exposición de datos.

Como en otros casos, la amenaza puede convertirse en oportunidad, e incluso la protección se convierte en una posibilidad de negocio hasta ahora poco explotada, según indicaron.

Datos para el medioambiente

Estoy de regreso de Holanda de dar clases en un máster en Periodismo de Datos –una nueva tendencia que está insuflando un renovado vigor al periodismo. Al final de mi estancia en la Universidad de Tilburg tuve que valorar las propuestas de trabajo de fin de máster. Una de ellas me sorprendió: “mapear” y visualizar datos sobre el fracking en Holanda para informar y movilizar.

Y es que el medioambiente, especialmente los abusos a los que es sometido, puede ser un gran tema de investigación para el periodismo de datos, pero también para el… ¿cómo llamarlo? ¿activismo de datos?

Greenpeace, por ejemplo, ha explorado este filón con ExxonSecrets, un  intento de visualizar la influencia de una organización como ExxonMobil en el debate público a través de la financiación de una maraña de instituciones que se podrían catalogar como “climate sceptics” (escépticos e incluso negadores de la existencia de un cambio climático generado por la actividad humana).

Sin salir de la industria extractiva, buscando información para poder guiar a estos alumnos de la universidad de Tilburg, me encuentro con un blog en el Washington Post titulado  How long before fracking spreads to Europe? A decade, at least.  Dejando de lado la perspectiva del autor (parece que lamenta el retraso europeo en abrazar esta agresiva técnica de extracción de gas y petróleo no convencionales), el blog recoge un resumen de otro artículo de The Economist, Frack to the Future, que, a su vez, incluye este mapa (¿puede haber una visualización más sencilla?).

Por el momento, el medio que ha ido más lejos en el periodismo de datos es The Guardian, con su Open Platform, que permite, no sólo observar algunas de las visualizaciones de datos más interesantes desde el punto de vista  periodístico, sino también el acceso a los datos detrás de las visualizaciones para poder manipularlos y usarlos como se quiera. Y no es ninguna casualidad que The Guardian dedique una importante parte de su periodismo de datos al medioambiente: tiene secciones dedicadas a las emisiones de CO2el cambio climático, la ciencia del cambio climático, la energía, los alimentos, el reciclado, eltransporte, y  flora y fauna.

Como el autor del comentario sobre el fracking se preguntaba cuánto falta para que Europa se lance de cabeza, yo me pregunto cuánto falta para que las organizaciones no gubernamentales –especialmente las ecologistas— se lancen a utilizar la visualización de datos como arma de campaña a lo grande. Espero que pronto.