Ser periodista en tiempos de bulos

*Entrevista para Aritz Alcubilla, Amaia Gallastegi y Leire Fernández, de la Universidad de Deusto

  1. ¿Qué criterios sigues para deducir si una noticia que te llega es verdadera o falsa?

Como lectora o televidente, en un primer momento, inevitablemente pienso si me suena cierto lo que dice la noticia. Digo “inevitablemente” porque es algo que hacemos todos y todas sin poderlo evitar: colocamos las cosas que leemos u oímos en los cajones de “creíble” o “no creíble” de acuerdo con nuestros propios prejuicios. Pero esto no es garantía.

nyt-truth-campaign-PAGE-2017.jpg

Así que pasamos a la segunda fase: ¿Quién es la fuente? ¿Es creíble? ¿Practica el periodismo o un sucedáneo? Esto es muy importante. Porque quien practica el periodismo pone en práctica sistemáticamente el método periodístico, que es la verificación de los hechos, como prescriben Bill Kovach y Tom Rosenstiel en “Los elementos del periodismo”.

La tercera fase dicta comprobar si otros medios periodísticos fidedignos emiten la misma información. Si las respuestas son afirmativas a las tres, es decir me suena creíble, está publicada por una fuente creíble y otras fuentes creíbles la confirman, entonces estamos seguramente ante una noticia verdadera.

En caso de que seas un o una periodista, tienes más recursos. Puedes acudir a la fuente original, confirmar los hechos, hacer los números de forma autónoma, investigar en fuentes secundarias, hablar con expertos y expertas independientes que puedan explicar lo que hay detrás de la noticia; vamos, hacer periodismo.

1200px-The_fin_de_siècle_newspaper_proprietor_(cropped).jpg

  1. ¿Es fácil identificar ‘fake news’?

A veces muy fácil. Otras veces no. Si leo que Podemos ha exigido que todos los presos de España cobren 655 euros al mes con dos pagas extras, me mosqueo. Y de hecho, nunca han dicho eso. Fue un bulo. Pero si leo que Pablo Casado ha dicho: “haré lo posible para impedir que el Salario Mínimo Interprofesional suba a 900 euros” podría tender a creerlo, dado que tengo sesgos progresistas. Sin embargo, Casado nunca ha dicho esto exactamente. No hay ninguna entrevista, declaración pública o tuit con ese entrecomillado. Y de hecho es un entrecomillado falso de la web Libre diario digital que destapó maldita.es.

¿Qué nos dice este ejemplo también? Si estamos de acuerdo con todo lo que nos llega por plataformas de redes sociales hay que sospechar: los algoritmos de estas plataformas están entrenados para mostrarnos sobre todo aquello con lo que estamos conformes.

  1. En caso de publicar una noticia falsa mal contrastada y darse cuenta a posteriori, ¿qué debería hacer un buen periodista?

Nadie es perfecto ¿no? El o la periodista decente que publica en un medio decente se puede equivocar de buena fe. Así que pide perdón y publica la información correcta con la misma preeminencia que la falsedad y cuanto antes. Retirar de la web la noticia falsa (aunque no se haya podido evitar su circulación inicial) es también aconsejable.

  1. ¿Qué consejos le darías a un periodista que acabe de entrar el mundo laboral del periodismo?

Que ponga en práctica los principios que se plantean en “Los elementos del periodismo”, que comienzan por decir que la principal tarea del/a periodista es buscar la verdad. Que sea consciente de la vital importancia de su trabajo en estos tiempos de bulos: los y las periodistas de hoy son personas con la preparación para poder detectar y destapar falsedades.  Que sea consciente de sus propios sesgos y prejuicios, y que los ponga a prueba sistemáticamente.

El perfil del analista de datos: Entrevista con El Indpendiente

Hoy hay publicado una entrevista con David García-Maroto (@David4210) que se ha publicado en El IndependienteHe subido a nuestro blog del Programa de Comunidación de Datos de Deusto la entrevista completa, por si alguien estuviera interesado/a.

Sin título.png

La conclusión es que hay mucho por hacer y que, aunque muchas organizaciones del tercer sector y centros de investigación han demostrado una enorme creatividad, como Forensic Architexture o el Overseas Development Institute, otras se están quedando a la zaga. Animo a todas a que exploren el mundo de los datos, que ni es super accesible ni tampoco solo para algunos/as privilegiados/as.

Vigilancia corporativa del tercer sector: Una gran desconocida

Lo que sigue es un fragmento de una entrevista con Miren Gutiérrez, Directora del Programa “Análisis, investigación y comunicación de datos” de la Universidad de Deusto, realizado para un proyecto sobre vigilancia corporativa en la Universidad de Amsterdam.

  1. ¿Cuán consciente es usted de actos de vigilancia de activistas por parte de las corporaciones? Si lo es, ¿cree que este conocimiento es común entre los/as activistas?

Personalmente, soy muy consciente, pero me he enfrentado a estos problemas antes: como periodista de investigación, como activista y ahora como investigadora. Como periodista de investigación en Panamá en la década de los noventa, nos seguían en coche, teníamos los teléfonos pinchados, se vigilaban nuestras comunicaciones electrónicas y “compañeros” periodistas que trabajaban encubiertamente para el gobierno nos espiraron dentro del diario para el que trabajábamos. Detrás de la vigilancia había también intereses corporativos. Más tarde, también he sido una activista con Greenpeace  involucrada en protestas y acciones directas, entendidas como un acto prominente y público diseñado para llamar la atención o revelar un problema (por ejemplo, la invasión de una planta nuclear en 2011). Pero creo que los/as activistas en general son mucho más conscientes de la vigilancia gubernamental que de la vigilancia corporativa.

3504.jpg

Es por eso que es tan impactante cada vez que escuchamos sobre un caso de vigilancia corporativa a organizaciones sin fines de lucro. Sin embargo, la vigilancia corporativa siempre ha estado ahí; al fin y al cabo, las empresas tienen una larga historia de espionaje entre ellas. En 2008, por ejemplo, Mother Jones reveló que Dow Chemical espió a grupos ecologistas y activistas alimentarios, examinó su basura, pirateó sus computadoras y empleó vigilancia electrónica. En 2013, un informe titulado Spooky Business hablaba sobre varios casos de espionaje corporativo contra organizaciones sin fines de lucro. Y en 2017, nos enteramos de que compañías como Porsche y British Airways se encontraban entre un grupo de grandes compañías que pagaban a las firmas de inteligencia y usaban infiltrados para monitorear a activistas y grupos políticos que desafiaban sus negocios. La diferencia es que, con la infraestructura de datos y otras tecnologías, como los drones y la información satelital, ahora la vigilancia tiene mucho más músculo.

  1. ¿Cuán grande es el problema de la vigilancia de las corporaciones en el activismo?

Depende tanto de cuán outsider sea la organización activista y de cuánta presión haya puesto sobre una empresa. La vigilancia corporativa es muy seria para las organizaciones outsider que trabajan contra el abuso corporativo. Sin embargo, muchas organizaciones de campaña intentan trabajar con las corporaciones. No todas las organizaciones del tercer sector participan en protestas, y de ellas, solo un número limitado recurre a la acción directa. Diferentes organizaciones tienen diferentes enfoques y métodos para cambiar el mundo.

  1. ¿Qué acciones crees que funcionan más eficazmente para contrarrestar los actos de vigilancia?

Lo más importante es proteger físicamente a los/as activistas, y parte de ello incluye aislar y proteger sus comunicaciones y planes. La información sobre estrategias de campaña es primordial. Es por eso que las organizaciones recurren mucho a encriptar sus comunicaciones, a buscar canales de comunicación alternativos y a tácticas de distracción.

  1. ¿Cuál cree que es la lucha del activismo más importante en lo que se refiere a las corporaciones hoy en día?

Yo diría que hay dos áreas principales de lucha. En primer lugar, la lucha contra los abusos contra los derechos humanos cometidos por empresas, que incluyen la generación de pruebas, la denuncia efectiva de los abusos, la sensibilización y la presentación de los culpables ante los tribunales de justicia. Un ejemplo de una organización denunciante es InfoAmazonia, que emplea imágenes satelitales, periodismo y mapas críticos en la región amazónica para exponer el abuso corporativo y gubernamental contra las comunidades indígenas y el medio ambiente, utilizando las mismas técnicas que utilizan las corporaciones para espiar a organizaciones sin fines de lucro y revertiendo la dataveillance o vigilancia de datos.

descarga (1)

La segunda área principal es la lucha contra las externalidades negativas ambientales, climáticas, culturales y sociales generadas por actividades corporativas. Por ejemplo, las compañías petroleras se benefician de la perforación, pero no pagan por los costos en la salud de las personas, ambientales, climáticos y sociales de la perforación; algunas de ellas incluso reciben subsidios para perforar. Esto equivale a un doble subsidio. Pero si los gobiernos lo eliminaran, la perforación no tendría sentido económico. Esta es una lucha que incluye todo tipo de problemas, desde costos de limpieza de contaminación, peligros de seguridad pública, pérdida de biodiversidad, cambio climático, prácticas de comercio desleal, deforestación, desplazamiento de comunidades indígenas, descartes de peces, plásticos en los océanos, etc.

descarga.jpg

  1. ¿En qué medida puede tener el conocimiento de la vigilancia corporativa un “efecto de cohibición” o crear una sensación de control?

Me atrevo a decir que para algunas organizaciones que trabajan en entornos relativamente seguros, esto es más un obstáculo que un inhibidor.

Pero no hay duda de que la vigilancia corporativa puede tener el efecto de cohibir, especialmente si se combina con una situación de violencia en lugares peligrosos donde los/as activistas son asesinados/as con impunidad. ¿En qué medida? No lo sé. Un ejemplo puede verse en la lucha por el medio ambiente, que confronta directamente a algunos/as activistas contra empresas, y al revés. Los/as activistas ambientales están siendo asesinados/as en números récord (casi cuatro a la semana en todo el mundo en 2017, según Global Witness). Y según una investigación de The Guardian, la mayoría de los activistas ambientales asesinados/as mueren sistemáticamente sin testigos, en lugares remotos afectados por la minería, grandes proyectos de infraestructura, tala ilegal y agronegocios, y sus asesinos son “presuntamente” contratados por corporaciones o fuerzas estatales que rara vez son arrestados o identificados. Supongo que estos asesinatos son parte de estrategias más amplias que incluyen el espionaje y otras tácticas para localizar, identificar y atacar a las víctimas.

3566.jpg

Otra cosa que sucede regularmente es llevar a los activistas ante los tribunales, de nuevo en combinación con tácticas de espionaje. Primero, una empresa puede obtener información sobre organizaciones sin fines de lucro y luego puede llevar a la ONG ante los tribunales. No recuerdo casos que conectan estas dos prácticas, pero supongo que sucede todo el tiempo. Lo que es cierto es que, en ciertos países, las ONG sufren una persecución judicial. Desde la aprobación de una ley en 2016 que regula las ONG, en Rusia se están persiguiendo a organizaciones sin fines de lucro desde los tribunales.

2012_russia_civilsociety_presser.jpg

En otras palabras, la vigilancia corporativa, en combinación con la acción judicial y la violencia, puede ser un verdadero elemento de disuasión para la acción social y la protesta.

Esta situación también tiene implicaciones más amplias para las libertades civiles y la democracia. El derecho a la privacidad y la libertad de expresión no debe ser violado debido a que los/as activistas no estén de acuerdo o protesten contra las corporaciones. Muchas de estas actividades de espionaje parecen ilegales, o al menos no son éticas, y son injustas, dada la diferencia de recursos entre activistas y corporaciones. El problema aquí es que, si bien existe indignación por la intrusión masiva por parte de agencias gubernamentales como la NSA en los EE. UU., poco se dice y se hace sobre el espionaje corporativo de las organizaciones sin fines de lucro. Es decir, desde el caso de Snowden, las campañas contra la vigilancia se han centrado en el sector público, pero rara vez se habla de vigilancia corporativa.

  1. ¿Cómo ve el papel de los gobiernos y las fuerzas policiales en los actos de vigilancia de los activistas?

En algunos casos los gobiernos incluso colaboran en la vigilancia corporativa. Pero, en términos generales, son pasivos, lo que explica por qué la mayoría de los asesinatos de activistas siguen sin resolverse.

2C0459AA00000578-0-image-m-25_1441583319007.jpg

En otros  casos, el gobierno y la ley se ponen al servicio de la justicia, pero esto solo sucede si el caso es prominente. Un ejemplo es la disculpa que publicó en 2015 Jean-Luc Kister, quien fue parte del servicio de inteligencia francés, por participar en la operación para hundir el Rainbow Warrior hace más de treinta años. Fernando Pereira, fotógrafo activista, murió en el bombardeo. En 2015 también, la empresa de energía francesa estatal EDF recibió una multa de 1,5 millones de euros por parte de un tribunal de París por espiar a Greenpeace. Basado en los documentos de Snowden, AI llevó al gobierno del Reino Unido ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por prácticas de vigilancia masiva, realizadas con colaboración corporativa. Pero estos son casos aislados que dependen de su magnitud, la eminencia de la organización y la prevalencia del estado de derecho. Miles de activistas mueren en el anonimato.

“Muchas empresas usan el análisis de datos para ver cómo se comportan sus clientes”

Es, para muchos, la profesión del futuro. Por eso, la Universidad de Deusto ha decidido lanzar en su campus de Donostia un nuevo posgrado para formar a expertos en análisis de datos.

Sábado, 14 de Febrero de 2015 – Actualizado a las 06:09h

Miren Gutierrez, directora del posgrado, posa en el campus donostiarra de la Universidad de Deusto.

 

“Para inscribirse, o saber más, se puede entrar en la web http://www.data.deusto.es”

¿Qué es el análisis de datos?

Esta es una pregunta difícil porque análisis de datos puede querer decir muchas cosas. En general, se entiende como un proceso para examinar, limpiar, estandarizar y modificar datos con el fin de poder resaltar información relevante y útil. Incluye también el digerir dicha información, y sacar conclusiones, correlaciones y comparaciones. Estos procesos se pueden utilizar para tomar decisiones, por ejemplo, en una empresa. Está ocurriendo que muchas de ellas se están apoyando cada vez más en el análisis de datos para ver cómo se comportan sus clientes. El gigante Wal-Mart descubrió así que vendía masivamente pop-tarts después de un desastre, como un huracán. Otros están tratando de desarrollar aplicaciones que, interpretando sentimientos en Twitter, puedan predecir los movimientos de las Bolsas. En periodismo se usa para extraer historias enterradas en datos, que de otra forma no se verían. El análisis de datos tiene variados aspectos y orientaciones, comprende diversas técnicas con una diversidad de nombres, en negocios, la investigación, y las ciencias sociales.

¿En qué consiste este nuevo posgrado en Análisis, Investigación y Comunicación de Datos que ofrece la Universidad de Deusto en Donostia?

En Deusto, hemos visto el nicho de los datos como una oportunidad de posicionarnos en una profesión que, según vaticinan muchos, es la profesión del futuro, y todavía no hay mucha oferta de formación. Sin embargo, según el centro de investigación tecnológica Gartner, en 2015 van a ser necesarios globalmente 4,4 millones de personas formadas en el campo del análisis de datos y su explotación. Roberto Rigobon, profesor del Centro Sloan de Administración de Empresas del MIT, dice que no existe una carrera universitaria de análisis de datos todavía y que quien se dedique a esto tiene que saber un poco de ingeniería, derecho, sociología, psicología, economía, y yo añadiría de periodismo y de comunicación, porque luego ese análisis hay que saber transmitirlo se trabaje en el ámbito que se trabaje. Por eso, hemos querido que sea muy multidisciplinar e innovador. En vez de preguntarnos qué puede ofrecer tal o cual facultad, hemos pensando qué necesitaría un profesional para moverse en este nuevo sector, y hemos ido a buscar a los y las mejores en varias facultades y de varias disciplinas, tanto dentro de la universidad como fuera.

¿A quién va dirigido?

A cualquier que tenga algo que ver con la transmisión de datos, ya sea para consumo interno como para hacerlos públicos. Es decir, cualquier titulado o titulada superior, así como profesiones de la comunicación, la administración pública, el sector privado, las ONG o centros de investigación y think tanks que deseen explotar las oportunidades que ofrecen los datos y los instrumentos que existen para analizarlos y comunicarlos.

¿Qué salidas profesionales tiene?

En Deusto pensamos que en el futuro muchas empresas, organizaciones y entidades tendrán analistas trabajando codo a codo con el resto. Las capacidades para discriminar, tratar, interpretar y comunicar datos son clave y tienen ya cabida en medios de comunicación, gabinetes de prensa, administraciones públicas, unidades de análisis de datos en empresas, centros de investigación y think tanks, organizaciones no gubernamentales, centros tecnológicos, consultorías estratégicas, centros de innovación y organizaciones para la promoción social.

Explique cómo se organiza el curso: las asignaturas, el método de estudio, las clases, etc.

Las clases se han adaptado totalmente a las exigencias de profesionales que deben compaginar el trabajo con el estudio y la preparación, en régimen de viernes tarde y sábado mañana. Los y las participantes no van a clase a obtener conocimientos sólo, sino a debatirlos y ponerlos a prueba en la práctica. Las asignaturas incluyen periodismo de datos, transparencia y derecho a saber, marco legal, ético y conceptual del análisis de datos, modelos de negocio, innovación y aprendizaje, herramientas para el análisis, investigación, comunicación y visualización de datos. Otro de los atractivos del Programa es nuestra alianza con el MediaLab-Prado, un centro de referencia para la cultura del dato, de quien tomamos la metodología para realizar el proyecto que cada participante desarrollará con ayuda de nuestros profesores y profesoras. Los y las participantes podrán traer un proyecto de sus empresas u organizaciones debajo del brazo para poder desarrollarlo durante el curso, y éste se presentará en el marco del MediaLab-Prado.

¿Quién imparte el posgrado?

Entre los profesores y profesoras tenemos a varios doctores del prestigioso instituto de tecnología DeustoTech, y expertos y expertas en derecho de las tecnologías de la comunicación, contenidos digitales, transparencia y open data, periodismo, análisis y visualización de datos, etc. Hemos reunido a personas de la talla de Mar Cabra, del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (que ha coordinado la investigación de la Lista Falciani); Alberto Cairo, ganador de prestigiosos premios de visualización de datos y actualmente en la Universidad de Miami; Alberto Ortiz de Zarate, conocido experto en open data; Nagore de los Ríos, otra experta de referencia en asuntos de transparencia, por citar a unos cuantos.

¿Cómo surgió la idea de crear un posgrado como este?

Surgió de una reflexión para adaptarse a los tiempos que corren y para ofrecer programas que brinden una preparación para el futuro desde la base de la reputación y el trabajo realizado hasta la fecha por la universidad de Deusto.

¿Cómo cree que puede beneficiar a un profesional realizar este posgrado?

Además de las habilidades que adquirirán, de las que he hablado antes, podrá también formar parte de una red de personas (en nuestro entorno, pioneras) que trabajan con datos, tanto los y las docentes como compañeros y compañeras de clase. Asimismo, como he apuntado antes, animamos a los y las participantes a que se acerquen con un proyecto debajo del brazo. Durante tres meses, tendrán la oportunidad de apoyarse en expertos y expertas que les podrán ayudar a ponerlo en pie.

¿Qué hay que hacer para inscribirse? ¿Cómo es el proceso de admisión?

Estamos ya sobre las fechas, pero es muy sencillo. Simplemente hay que o bien entrar en la web del programa (www.data.deusto.es) y solicitar la admisión o bien directamente llamarme a mí o a la Secretaría del Programa, cuya información también está incluida en la página web.

Dirigentes europeos logran compromiso climático – Entrevista en RFI

Escuchar (03:54)

Por Silvia Celi

http://www.espanol.rfi.fr/ciencia/20141024-dirigentes-europeos-logran-compromiso-climatico

Los 28 mandatarios de la Unión Europea lograron este jueves superar sus profundas diferencias y llegar a un acuerdo para reducir las emisiones de gases con efecto de invernadero, aunque uno menos ambicioso y exigente que el deseado en cuestión de CO2 e interconexiones.

Entrevistada: Miren Gutiérrez, directora de Comunicación del Programa para Clima y Medio Ambiente del Overseas Development Institute de Londres.
tags : ClimaUnión Europea

Entrevista sobre tendencias en periodismo

A continuación, una entrevista de Félix Salgado, que está haciendo su tesis doctoral en la Universidad de la Habana.

Félix Salgado: Cuáles son las características de un periodista activo? 

Miren Gutiérrez: No sé de dónde viene lo de “periodista activo”, porque todo periodista merecedor de su nombre debe ser activo. Mucho. Activo a la hora de conseguir fuentes fiables, datos relevantes, análisis certeros y una narración potente y relevante.

FG: Ante el auge de Internet y el desarrollo vertiginoso de las tecnologías de la información y las comunicaciones, ¿qué importancia le concede a estas herramientas para el trabajo periodístico?

Han cambiado la profesión totalmente. Explicar cómo llevaría a una tesis doctoral en sí misma. Apuntaré un par de tendencias:

Sin profundizar en el tema, las tecnologías de la información han cambiado el modelo de negocio en el que se asentaba el sector de los medios: vendo contenidos a la audiencia para poder vender audiencia a los anunciantes. Desde el momento en que todo el mundo se puede convertir en periodista (debido a la caída de las barreras de acceso que representan las tecnologías de la información), ya los medios tradicionales no son los “guardianes” del debate público y los contenidos informativos. Los medios no tienen la exclusiva. Y los anunciantes acuden cada vez menos a ellos. Offline y online. Los que más anuncios venden en Internet son agregadores. A consecuencia de eso, desde los años noventa, sobre todo en EEUU y Europa se dan caídas paulatinas de circulación en papel, de anuncios, y reducciones de las redacciones y los/as corresponsales, cierres y transferencias al mundo digital. La crisis que comienza en 2007 golpea al sector muy duramente, y agudiza y acelera estas tendencias. Entretanto, en el mundo digital los nuevos modelos no están claros: surge el dilema entre un paywall o una plataforma abierta. Surgen otros modelos digitales sostenidos por crowdfunding, filantropía y financiación internacional, cooperativas de periodistas (muchas víctimas de despidos y cierres), etc.

Hay también una crisis de credibilidad, sobre todo en EEUU después de la invasión de Irak y el periodismo insertado, y en UK después de un año como 2012, con los escándalos en la BBC y en News of the World, de Rupert Murdoch, y el Informe Leveson.

Con Twitter y el auge de los blogs, triunfa el “opinionismo”. Se escuchan y leen muchas opiniones. Todo el mundo tiene una.

También se incorporan las audiencias a los debates y a la creación colectiva de contenidos. De hecho, ya no existen audiencias pasivas. El debate, político, social, cultural, es una conversación.

Las tecnologías de la información amplían las herramientas para periodistas, sus ojos y sus oídos se amplifican. Hacen posible nuevos fenómenos como el Periodismo de Datos, que es una de las mejores noticias que se han escuchado en un sector tan machacado. Con el Periodismo de Datos el periodismo vuelve a manos del/la periodista, porque requiere una formación y experiencia específica, como el periodismo de investigación. Para mí, el Periodismo de Datos es lo contrario del “opinionismo”. El dato siempre ha sido sagrado para el/la periodista. Ahora se entroniza a través de herramientas que nos permiten recabar, analizar, visualizar y narrar mucho mejor.

Habría mucho más que decir. Es un panorama muy complejo y muy apasionante.

Los sitios de redes sociales constituyen una de las aplicaciones más novedosas de la denominada Web 2.0. ¿Cómo valora el uso de estas herramientas para el desarrollo de un periodismo proactivo? 

Como decía, desaparecen las audiencias pasivas, cosa que es muy positiva para la democracia. Pero por otro lado, se crea una cacofonía digital en la que, en mi opinión, es necesaria la figura del/a periodista –asalariado o no, en una organización periodística o de forma independiente—, porque tiene las herramientas del periodismo de verificación, confirmación, análisis y narración, además de la vocación pública, para discriminar en el caos.

Por otro lado, las redes sociales han sido fantásticas a la hora de ser testigas de sucesos, de ser las primeras en estar ahí con la imagen y la denuncia. Nos han alertado de muchas cosas. Pero el periodismo es más que observar y denunciar.

Además de ser estupendas cajas de resonancia para cualquier información, también, en muchas ocasiones, han proporcionado valiosas fuentes de información.

Eso en lo que se refiere al periodismo. Las redes sociales también van más allá. Son estupendas herramientas de concienciación y movilización para el activismo.

¿Posee usted perfiles en las redes sociales? ¿Cuáles? ¿Qué aplicaciones de estas redes utiliza? ¿Con qué propósitos? 

Utilizo Twitter, tengo una página en Facebook y estoy en LinkedIn. Lo utilizo exclusivamente para difundir información de cariz profesional y para conectarme con colegas periodistas en todo el mundo. Soy conservadora en el uso de estos recursos porque no se me olvida que son productos de empresas con intereses comerciales muy concretos y que estoy pagando un precio al usarlos. Tengo también un blog (!éste!).

Rio+20 VII: Sobre China y las renovables

Escucha una entrevista con Giane Guerra, en portugués, sobre la apuesta de China por las renovables, su gran dependencia del carbón y sobre las diferencias de apuestas energéticas entre China y Brasil.

 

Rio+20: “Brasil não tem que achar mais dinheiro, mas decidir investir em um setor em vez de outro”

24 de junho de 20120

– A China não pensa em anos. Ela pensa em décadas.

Miren Gutiérrez se refere aos investimentos da China em energia renovável. Jornalista especializada em meio ambiente e ex-diretora do Greenpeace na Espanha, Miren entende as críticas ao chineses, mas defende que o planejamento deles para uma economia sustentável deve ser visto como exemplo.

– A China é uma potência muito importante em energia renovável. Só em 2011, triplicou a geração de energia solar. Também é
potência em energia eólica. Mas é criticada por ser responsável pela metade das emissões de gás carbônico. O governo da China está preocupado com os efeitos das mudanças climáticas. Tem uma estratégia de usar todos os recursos possíveis, dos mais sujos aos mais limpos. Quem critica a China diz que os benefícios com o uso da energia renovável são anulados pela queima de carvão.

Você acha que há essa anulação?

– Acredito que a China deveria dar um passo muito mais agressivo. Sair das energias sujas e colocar todas as fichas nas renováveis. Podem fazê-lo por não serem governo democrático, que precisa de aprovação. Não apoio governos totalitários, mas estudos que fizemos no Greenpeace mostram que o mundo não pode fazer uma transição gradual. Não há tempo. Tem que ser escaladona, com grandes saltos periódicos.

Na questão da sustentabilidade, qual a diferença entre Brasil e China?

– Há muitas diferenças. O Brasil tem um governo democrático. A China não. Mas creio que a China viu o futuro muito mais claramente. O Brasil tem que dar esse passo político. Não é encontrar mais dinheiro. É a decisão política de investir em um setor ou em outro. Há diferenças na visão de futuro. Repito que não apoio governos totalitários, mas vejo na China uma urgência que não vejo nos outros lugares, como no Brasil. O fututo está aí. O petróleo e o gás estão acabando.

“Energias renováveis são muito mais democráticas. O vento, o sol e a força das ondas não pertencem a ninguém.” 

Fragmento de una entrevista con la revista Integral

Esa transición de modelo energético de la que hablaba parece necesaria para casi todo el mundo y, sin embargo, las recientes medidas del Gobierno sobre la energía fotovoltaica, la propuesta de alargar la vida a las nucleares y otras medidas van por un camino contrario. ¿Le encuentra alguna explicación a este contrasentido?
No, no puedo más que expresar el mayor asombro. Estamos hablando de una tecnología puntera, de vanguardia, que es la solución para el cambio climático, genera empleo, inversión y exportaciones y que tiene todas las ventajas si se hace bien. Yo no me lo explico más que si uno empieza a pensar que hay unas presiones bestiales de otros sectores –los de los combustibles fósiles– que son inversiones en cambio climático y que son cosas, además, que no tienen ningún futuro.

Entrevista en EuroActiv España

Aquí podéis ver una entrevista enfocada en las políticas europeas respecto al medio ambiente.

Un fragmento de la entrevista:

EA – Hay muchas normas medioambientales comunitarias que vienen impuestas a los Estados miembros desde Bruselas, pero ¿quedan áreas donde todavía es necesario introducir legislación comunitaria?

M.G. – Es imprescindible mejorar las normas medioambientales europeas ya existentes y se tiene que mejorar también su grado de aplicación en los diferentes países. No siempre es importante de dónde provenga la norma, sino si ésta es buena y si se cumple o no, es ahí donde aún queda mucho trabajo por hacer. Por ejemplo, es necesario mejorar la política pesquera comunitaria para que nuestra capacidad pesquera de adecue a la del mar; establecer limitaciones de emisiones para los vehículos más ambiciosas; reducir la presencia de contaminantes químicos en nuestras vidas o mejorar las políticas de gestión de residuos. Y esto se puede y debe decidir a nivel europeo e implementar en los países.