Hace poco estuve dando una charla en Centre d’études ibériques et ibéro-américaines, de la Université Toulouse Jean Jaurès. No es muy frecuente que me inviten a hablar a historiadores/as y expertos/as en literatura y cultura, pero fue una experiencia muy interesante. Mi charla se tituló “Archives sauvages : construction de contre-récits,
cartographie radicale et infrastructures de données”. Al principio hubo muchas caras raras, pero conforme empezamos a hablar de cómo la infrastructura de datos y otras tecnologías se están aplicando a estudiar archivos antiguos, el ambiente se fue caldeando.

IMG_3175.jpg

Un ejemplo es la edición en coreano del siglo XIII del canon budista, incluye 52 millones de caracteres distribuidos en 166.000 páginas. Examinado con métodos tradicionales, historiadores e historiadoras tenían que recurrir al análisis selectivo de fragmentos, con lo que se llegaba a conclusiones “sin tener una idea integral” del todo (Lancaster 2010). Esta forma de trabajar en la investigación académica ha hecho que el conocimiento haya estado “determinado y limitado por externalidades como el acceso, la disponibilidad y el tamaño del material” (ibíd.). Hoy en día la infraestructura de datos permite el estudio integral con enorme precisión de casi cualquier corpus documental digitalizado; e impulsa un cambio en la investigación, en la que ahora cobra mucha más importancia la validación de las fuentes, la generación de una “hermenéutica de datos” y las formas de comunicar conocimiento (Sapping Atenttion, 2012). Con las nuevas herramientas digitales, ahora se pueden generar búsquedas que exploren la evolución de un glifo en el tiempo escrutando un documento complejo y extenso como el canon budista en su totalidad.

Sin título.png

Del canon budista pasamos a mapas de barcos. Un mapa generado por un equipo de historiografía que muestra las travesías de los balleneros norteamericanos del siglo XIX durante 25 años (de 1830 a 1855), basado en las bitácoras del teniente Matthew Maury (ver https://www.youtube.com/watch?v=Tn7fQ5mYHPA). Y de ahí a muchas otras cosas que nos duraron las dos horas de la charla más dos más de la comida. 😉

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s